lunes, 17 de agosto de 2020

Asesinos

 


En el municipio de Samaniego, en el departamento de Nariño este sábado (15 de agosto) fueron asesinados ocho jóvenes a tiros. 

Inmediatamente de saberse la información ya existieron anuncios en las redes sociales acusando a grupos armado (sin duda delincuenciales) ligándolos a razones políticas y hasta utilizaron la palabra “reclutamiento”. Es ofensivo para el sentido común que algunas personas tengan la tranquilidad de vincular la política a gente con mente tan sucia.

Es un acto mezquino, del político que sea, aprovechar estos tristes momentos para capitalizar a su favor la repugnancia que nos ocasiona que sean tan brutos los que portan armas en medio del monte. Estos matones buscan que tengamos miedo y lo logran, pero también están obligando a que los colombianos nos cansemos de su estúpida estrategia de arreo de ganado.

En esta tierra ya no estamos creyendo que la solución sea matar al que piensa diferente. También sé que en Colombia estamos entrando con el pie grande al respeto de las leyes, a la cultura de la inclusión social, al auge de la fe en un creador que nos brinda unidad como especie en un mismo planeta.

En fin, estas muertes son un acto imbécil y los responsables no siguen ninguna corriente política solo son asesinos.

 

info@periodicosregionales.com

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario